sábado, 4 de febrero de 2012

Oración para compartir con tus hijos




Imagínate paseando tranquilamente por un manto de nieve limpia. Esa sensación tan agradeble te hace sentir una energía blanca subir por tus piernas y por todo tu cuerpo. Imagina como llevas una capa también blanca de tercipelo, tan suave como la nieve, que te da calor.
Puedes dibujar con tus dedos en el nieve la casa en la que deseas vivir, piensa en todos sus detalles. Pídele ayuda al universo para que tus padres tengan éxito en sus proyectos y juntos podais cambiaros a esa preciosa casa.